5 consejos para dormir bien cuando eres mamá nueva

dormir bien con bebé

Dormir bien para las mamás primerizas es un tema super importante. Probablemente estés muy agotada esas primeras semanas con la llegada del recién nacido(a), y encontrar los momentos para descansar es vital para tener la energía suficiente para cuidar a tu bebé y darle todo el amor que se merece.

Cuando tuve mi primer hijo, sentía que me moría. No podía imaginar como llegaría al tercer mes con todo ese estrés. ¡Estaba exhausta! Ahora que lo miro en retrospectiva, la verdad es que no tuve mucha ayuda o consejos acerca de este tema tan importante. La verdad es, que nadie te dice realmente como solucionar esto.

Con estos sencillos consejos, descubrirás cómo dormir mejor en esta etapa de tu bebé.

Aprovecha las siestas de tu bebé

Los bebés, por suerte, suelen dormir mucho, aunque no lo hagan de manera corrida. Una de las mejores estrategias es dormir cuando tu bebé también lo hace. Obviamente no es más fácil decirlo que hacerlo, después de todo, no eres un robot que se pueda apagar y prender. Sin embargo, mientras te vayas acostumbrando a esto, descubrirás que puedes educar a tu cuerpo a tomar un sueño conciliador en los mismos horarios que tu pequeño.

Durante el día, muchas mamás sienten la presión de aprovechar el tiempo mientras el bebé duerme y se ponen a limpiar o tratar de hacer más cosas. Pero te digo algo, las primeras semanas después del parto, no deberías de preocuparte de otra cosa que no sea el bebé y tu misma. Aprovecha las siestas diurnas también, para recuperar algo de ese sueño perdido.

colecho

Es tu turno papá

Por supuesto, involucrar al papá es algo muy obvio, aunque, realmente, pocas veces se aplica esta regla. Dividan los turnos nocturnos de alimentación del bebé de manera que puedas tener lapsos más prolongados de sueño.

Por otra parte, el bebé se acostumbrará al olor y los sonidos de la voz de su papá y le ayudará a conectar de mejor manera.

Olvídate del reloj

Algo muy práctico es apartarse de la necesidad de saber que hora es cuando te levantes por la noche. Estar mirando la hora pude ocasionar un estrés que no aporte mucho a tu vida. Si bien es importante tomar nota de los horarios en lo que debes alimentar a tu recién nacido, deja de comparar tu nueva vida con la anterior, recuerda que los horarios que tienes ahora no tienen que ver con la vida antes del bebé.

Alimentación durante el sueño

Una manera de prolongar el sueño del bebé es asegurarse de que este bien satisfecho cada vez. Si te esperas a que el bebé despierte en la madrugada llorando por hambre, puede ser que te cueste trabajo volverlo a dormir hasta que logre un sueño profundo.

Una técnica es alimentarlo cada cierto tiempo, aun cuando no esté del todo despierto. Acerca el pezón o el chupón de la mamila de manera suave hasta su boca e intenta insertarlo. El bebé, aún dormido, reaccionara instintivamente a este estimulo y comerá aun cuando siga dormido.

Con este ejercicio lograrás que el bebé se vaya acostumbrando a sueños más prolongados y felices. Este tiempo de sueño, lo podrás aprovechar muy bien para conseguir algunas horas de sueño extra.

durmiendo con el bebe

Dormir como en los tiempos de las cavernas

El colecho se refiere a la práctica de dormir al bebé junto con los papás o con la mamá en la misma cama. Existen muchos argumentos a favor y en contra de esta práctica, sin embargo, hay testimonios de muchas mamás a las que les ha funcionado muy bien.

Dormir junto con el bebé mientras lo amamantas o le das el biberón puede darte muchas horas de sueño que al final lo agradecerás enormemente. Sin embargo, hay algunas cosas que debes de considerar.

Busca una cama lo suficientemente grande. Un error sería que tu fueras a tratar de dormir en la cama de bebé (o cuna si es de la grandes), por que al final no lograrás tener la comodidad necesaria. Procura que, si vas a llevar esta técnica a la práctica, cuentes con por lo menos una cama amplia. Existen tamaños muy amplios como los colchones queen size o los King size que realmente te permitirán tener mucho lugar para dormir cómoda.

Siempre la seguridad. Los bebés cuando son recién nacidos no se mueven mucho, pero conforme van creciendo pueden comenzar a moverse más o incluso rodarse. Procura siempre tener una barrera de cojines o almohadas en las orillas de la cama de manare que no sea posible una caída inesperada.

Ten cuidado con las almohadas. Los bebés recién nacidos deben dormir sin almohadas y en una posición vertical, si acaso, un poco inclinada. Evita ponerle almohadas o cojines que no le permitan tener la postura correcta al dormir.

 

Con estos sencillos consejos verás que podrás dormir bien, mientras el bebé va creciendo y tomando turnos de sueño más prolongados. Y al final, creo que el mejor consejo es, tómatelo con mucha calma y disfruta ese momento que después sabrás apreciar enormemente.