La relación entre el estrés y el acné

Mejillas de una mujer con acné

La mayoría de nosotros hemos tenido o al menos conocemos a alguien que ha tenido acné. Aproximadamente el 85% de nosotros tendrá algún tipo de acné durante nuestra vida. Para algunos puede ser solo uno o dos bultos o granos, pero para otros puede ser extremo y dejar cicatrices.

El acné suele aparecer en la cara, la espalda o incluso en el cuello y los hombros. Aunque ocurre con mayor frecuencia durante la adolescencia, puede afectar a cualquier edad. Sin embargo, existen tratamientos caseros y médicos para tratar los brotes, como la doxiciclina o isotretinoína en casos más graves. Detallaremos las soluciones más adelante.

Cómo afecta el estrés al acné

La relación entre el estrés y el acné ha sido malinterpretada por muchos. El estrés no puede causar directamente el acné. Sin embargo, estudios de confianza han demostrado que si ya tienes acné, el estrés lo empeora.

Los investigadores han descubierto que las heridas tardan mucho más en curarse cuando una persona está bajo estrés. Una curación más lenta del acné significa que las espinillas permanecen más tiempo y son más susceptibles de aumentar en severidad. También puede significar que se ve más porque cada grano tarda más en sanar durante un brote.

¿Qué lo causa?

El acné ocurre cuando el exceso de grasa, las células muertas de la piel, las bacterias y, a veces, el cabello bloquean los poros de la piel. Sin embargo, la causa exacta de por qué sucede esto no se conoce claramente. Se piensa que estas son algunas causas:

  • Hormonas durante el embarazo y la adolescencia
  • Ciertos medicamentos, incluidas las píldoras anticonceptivas
  • Antecedentes de familiares con acné
  • Obstrucción de poros

Mujer afectada con acné

Tipos de acné

Hay varios tipos de acné que van desde leves a severos. 

  • Los tipos leves incluyen puntos negros y puntos blancos.
  • De moderado a severo incluye granos rosados ​​que son relativamente pequeños y dolorosos. Tiene una mezcla de pápulas y pústulas (bultos que tienen pus encima con una base roja).
  • Se considera grave cuando hay nódulos, quistes o cicatrices. Los quistes y nódulos son grandes, dolorosos y más profundos en la piel.

Tratamientos para combatir

El tratamiento difiere un poco según la gravedad. El acné leve, que es el más común, se puede tratar con cremas simples de higiene y de venta libre, así como tratamientos tópicos. El tratamiento puede incluir:

  • Lavar suavemente con agua y jabón: Frotar fuerte puede empeorar la gravedad.
  • Uso de tratamientos de venta libre: Los ingredientes de estos tratamientos incluyen peróxido de benzoilo, azufre, resorcinol y otros.
  • Practicar técnicas de relajación: Pueden ayudar a acelerar la curación del acné.
  • Si estos fallan, es posible que se deban recetar cremas tópicas como los retinoides.

Para un acné de moderado a severo requiere el uso de medicamentos tópicos u orales recetados por su médico. Estos incluyen antibióticos como doxiciclina, retinoides (derivados de la vitamina A) y otros que su médico puede sugerir.

Si experimentas un brote severo, debes visitar a un dermatólogo. Un dermatólogo podrá evaluar mejor qué medicamentos o tratamientos serán más efectivos. El dermatólogo puede probar algunos de los tratamientos enumerados anteriormente.

Pero si eso no ayuda, es posible que le recete un medicamento llamado isotretinoína (Sotret, Claravis). Este medicamento ayuda a reducir el acné severo.

Sin embargo, tiene algunos efectos secundarios sobre los que querrá preguntarle a su dermatólogo. Puede causar defectos de nacimiento, por lo que las mujeres que están embarazadas o pensando en quedarse embarazadas no deben tomarlo.