Lleva una buena alimentación en vacaciones

Lleva una buena alimentación en vacaciones

18 junio, 2020 Desactivado Por Neftali Ballesteros

Mientras te estás de viaje es fácil olvidarse de llevar una buena alimentación y cuando nos damos cuenta, lo habitual es paliar nuestro apetito comiendo “cualquier cosa”, pero sobre todo, rápida. 

No hay que dejar pasar tantas horas entre comida y comida porque una vez que haya cruzado la barrera de las de cinco horas, el azúcar en la sangre comienza a caer en picado, y necesitamos comer cualquier para abastecernos de combustible. 

Te compartimos las siguientes claves para mantener una buena alimentación mientras viajas:

Evitar las calorías líquidas

Chicos tomando refresco

Está bien disfrutar de poco de vida social con una copa en la mano pero lo ideal es no tirar por la borda todo el trabajo previo. Los cócteles, por ejemplo, son algunas de las bebidas que más calorías tienen.

Ahora, llevar en tu equipaje medicamentos como neurobion será una buena opción, así podrás asegurarte de mantener a tu sistema nervioso saludable y podrás disfrutar de todo tu viaje sin interrupciones.

Diseñar comidas saludables

Mientras estamos fuera siempre nos permitimos algún tipo de lujo. El “ya me cuidaré cuando vuelva a casa” es una excusa bastante recurrente con nosotros mismos, y al final acabamos cayendo en la tentación de comidas poco saludables.

Un buen truco para no caer en esta tentación es diseñar previamente nuestros menús para cada día. Así aunque estemos de viaje de placer, o trabajo, sabemos que hoy deberíamos comer verduras con carne o pescado.

¡No dejes que pase tu hora de comida!

Lo ideal es tratar de cumplir con nuestro horario regular de comida y ser previsores. Tal vez preparar un sándwich con ingredientes saludables y llevarlo con nosotros es una buena idea.

Ten cuidado si piensas comer fuera del hotel, no decimos que no lo hagas, simplemente cuídate de no padecer de una intoxicación por alimentos. 

El ejercicio es fundamental

Chicos corriendo en la playa

Mantener un nivel mínimo de actividad física puede ayudarnos a sobrellevar mejor nuestra rutina profesional y también a hacerla más saludable.

Caminar es una de las mejores maneras de ver y experimentar una nueva ubicación, y es una gran manera para compensar esas calorías que hemos ingerido de más.

Sucede lo mismo con la bici y también con nadar, que además nos ayuda a mantener nuestra mente más despejada y a convivir con el jet lag. Recuerda que hacer este tipo de actividades se gozan más si te levantas temprano. 

Muchos te dirán que pongas la mirada sobre las frutas y las verduras ya que se encuentran en todos lados. Mentira. No creerías la cantidad de lugares donde es extremadamente difícil conseguir buenas frutas y vegetales.

A pesar de ello hay pequeñas ventanas y oportunidades que debes aprovechar durante tu recorrido para rescatarte y abastecerte con lo que necesitas.

Te aseguramos que con nuestros consejos lograrás tener una buena alimentación adecuada durante tu viaje.