Cómo curar un molcajete

Molcajete con salsa

Aprende a curar tu nuevo molcajete para comenzar a cocinar con uno. Es ideal para hacer salsas auténticas, guacamole y mucho más. La mejor manera de disfrutar de la comida mexicana es siguiendo sus raíces. Ten por seguro que tu restaurante mexicano favorito que ofrece comida a domicilio cerca de mí ubicación actual se preocupa por brindarte la mejor experiencia de comida mexicana y usa el molcajete para la elaboración de salsas.

Cocinar es un arte. Por eso es bueno saber que hoy en día podemos disfrutar nuestras comidas preferidas desde casa. Sin embargo, cuando aprendes a cocinar por primera vez, es un poco desafiante. Sigues las recetas paso a paso al principio, tropezando en el camino, hasta que un día aprendes los métodos y comienzas a modificar las recetas.

Poco después, te darás cuenta de que necesitas más herramientas en la cocina para facilitar un poco las cosas. O mejorar el sabor de tus recetas.

El molcajete es un utensilio de cocina que no sabes que necesitas hasta que lo pruebas. Puedes estar haciendo salsas y guacamoles en licuadora. Sin embargo, a medida que aprendes más sobre la cocina mexicana tradicional, el molcajete es una revelación.

¿Qué es un molcajete?

Es una versión mexicana del mortero de piedras preciosas. Es un cuenco de tres patas que parece un animal rechoncho tallado en basalto, una roca volcánica. A veces incluso luce una cabeza como un cerdo para mejorar el efecto animal. Es posible que lo hayas visto en restaurantes mexicanos. El mazo también está tallado en la misma roca y se llama tejolote.

Cómo curar o sazonar un molcajete

Si tienes suerte y te ha pasado un molcajete de una generación anterior, no necesitarás curar tu molcajete. Este proceso solo es necesario en una pieza completamente nueva.

Un molcajete heredado ya estará sazonado por años y habrá tomado sabores con el tiempo, lo que realza el sabor de los alimentos con los que está trabajando.

Ahora, si acabas de comprar un molcajete totalmente nuevo, primero deberás curarlo o sazonar antes de usarlo para cocinar. Tomará al menos un día, así que resiste la tentación de comenzar a hacer salsas de inmediato.

Este proceso es importante, ya que lija el interior y reduce la cantidad de arena que se desprende de la roca volcánica durante el uso.

Proceso para curar un molcajete

  1. Lávalo con agua y cepilla con un cepillo de alambre.
  2. Usa el tejolote para moler varios dientes de ajo hasta hacer una pasta. Debes extender la pasta por todo el interior. 

También puedes usar cebolla, o una combinación. Así como semillas de comino, sal de mar, cilantro. El arroz es otro ingrediente tradicionalmente utilizado durante esta etapa inicial.

  1. Deja reposar con la pasta 24 horas.
  2. Enjuaga la pasta del molcajete.
  3. ¡Hecho!

Ajos para curar un molcajete

Otras maneras de curación más rápidas

  1. Limpia tu mortero con agua.
  2. Tritura una pasta de ajo, cebolla y aceite, como se indicó anteriormente. Asegúrate de cubrir todos los poros del interior.
  3. Hornea todo a 300°F o 150°C durante 30 minutos.
  4. Deja enfriar y lava bien.

Método de ebullición 

  1. Llénalo con agua, vinagre y sal.
  2. Déjalo hervir directamente sobre tu estufa o a la leña. 
  3. Permite que los líquidos hiervan por completo y deja enfriar. 
  4. Muele arroz en seco y crudo para cubrir los poros sobrantes.

Este método es un poco más tardado ya que esperar a que el aparato se caliente y pueda hervir el agua, tomará tiempo.

Antes de usar tu molcajete por primera vez, muele un poco de sal marina espesa junto con arroz hasta que el material salga limpio y libre de escombros. Limpia con agua y un cepillo y deberías estar listo.

Si quieres conocer más sobre la gastronomía mexicana, visita: La herencia prehispánica de la comida mexicana.